Historias del fin de semana en que Grace visitó a Yucatán



¿Qué tienen en común un grupo de bikers, un equipo de producción de podcast, un agente de ventas, una familia de Quintana Roo y una pareja local con su mascota?

Bueno, pues por un fin de semana, todos convergieron en un sitio que les hizo sentir como en casa, ya que el concepto de Residence Inn Mérida es precisamente ese.

Para el grupo de bikers, la ubicación que tiene a un par de minutos del periférico, fue clave para llegar directamente a descansar, después de todo un día rodando por la carretera. Y vaya que lo consiguieron, ya que pude escuchar algunos de sus comentarios cuando hacían fila en el bufete asistido que ya viene incluido en el precio de la habitación.



Mientras Adrián iba por su segundo plato de huevos revueltos con frijoles refritos, pan, salchichas y un jugo de manzana, Juan le platicaba, cómo después de un baño caliente, unas toallas impecables y una cama deliciosa, ya estaba listo para regresar a la rodada.

El equipo de producción de un podcast, tenía una fecha límite para entregar el contenido para el cual fueron contratados, pero que por el paso de la tormenta Grace, apenas un par de días antes, complicó toda la logística. Eso hasta que uno de los miembros del equipo, sugirió hacerlo en una de las salas de juntas que el mismo personal del hotel acondicionó para que puedan sacar adelante y con éxito su encomienda.

Vincent llegó a la ciudad a cerrar un importante trato de negocios con unos empresarios de la localidad. Aprovechó las instalaciones para citarlos y realizar su presentación.



Como era de esperarse, quedaron impactados con las condiciones del recinto y con su profesionalismo, de tal manera que consiguió el trato y a modo de celebración personal, decidió tomarse toda la mañana siguiente, leyendo un libro, acostado en un camastro en la zona de la alberca, con un par de bebidas refrescantes.

La familia Mendoza vive en Quintana Roo y ante el inminente impacto del huracán Grace, decidió ponerse bajo resguardo, en un lugar seguro y con todas las comodidades.

Los niños disfrutaron del espacio, que se asemeja más a un departamento que a una recámara tradicional, así que realizaron unas olimpiadas con distintos juegos de mesa.



Y por último una pareja local que también fue afectada por las condiciones climatológicas, al quedarse sin electricidad en su domicilio, no dudaron en llegar con su mascota, de esa manera podían continuar trabajando en el espacio inteligentemente distribuido en la habitación. También podían preparar sus alimentos en la cocina integral completamente equipada y descansar cómodamente después de una semana complicada y llena de adrenalina.

De esta manera puedo afirmar con base a mi experiencia el pasado fin de semana, que Residence Inn Mérida es la mejor opción para las personas que no quieren detener su estilo de vida y que necesitan avanzar en sus actividades diarias.