Los rusos no quieren vacunarse... y en el Kremlin surge nerviosismo ante tercera ola COVID

 



Frente a una ola creciente de infecciones por COVID-19 y una tasa de vacunación que no se mantiene, el Kremlin está tratando de contener la epidemia sin alarmar a los rusos. Incluso a los conocedores les preocupa que no tenga éxito. Estadísticas no oficiales del gobierno muestran que la tercera ola ha comenzado, según dos funcionarios con conocimiento de la situación, quienes pidieron no ser identificados para poder hablar con franqueza. Meses de evaluaciones optimistas del Kremlin de que la situación está bajo control han inhibido la demanda de vacunas, ya que gran parte de la población ya no teme al virus, dijeron las autoridades.


El promedio de siete días de nuevas infecciones de Moscú es el más alto desde enero y está agregando casos más rápido que en el Reino Unido, que tiene más de cinco veces la población. El total nacional se ha estancado en alrededor de nueve mil nuevos casos diarios, frente a los casi 30 mil de diciembre.


Rusia proyecta públicamente confianza en su manejo de la pandemia después de que el presidente Vladimir Putin rechazara un segundo bloqueo a favor de priorizar la economía cuando las infecciones aumentaron el año pasado, en contraste con muchos líderes europeos. Si bien la economía se está recuperando, lo ha hecho a costa de uno de los índices de mortalidad más altos del mundo.



El gobierno continúa rechazando las nuevas restricciones internas, aunque recientemente prohibió los viajes a algunos destinos turísticos populares, incluida Turquía, para reducir los riesgos de las cepas importadas.


Putin ordenó el viernes que los días de la semana no funcionaran entre los feriados del 1 de mayo y el 9 de mayo en Rusia después de que funcionarios dijeron que la medida ayudaría a reducir la propagación del virus al frenar los traslados.


“La nueva tendencia apunta a que la situación posiblemente se vuelva más difícil”, dijo al presidente Anna Popova, directora del organismo de control de salud pública de Rusia.


Persuadir a los rusos para que se apliquen una de las tres vacunas domésticas desarrolladas contra COVID-19 está demostrando ser una tarea más difícil en medio del escepticismo arraigado del público hacia los funcionarios. Moscú ha recurrido a ofrecer tarjetas de regalo por valor de mil rublos (13 dólares) para motivar a las personas mayores de 60 años a vacunarse.


Aproximadamente dos tercios de los rusos dicen que no quieren vacunarse, dijo Denis Volkov, analista de la encuestadora independiente Levada Center. “Mucha gente dice, ‘¿por qué debería ponerme una vacuna si el Estado no me obliga a hacerlo?’”, Dijo.



Los centros de vacunación operan en los centros comerciales de la capital para alentar a las personas a recibir las vacunas gratuitas, incluso en la Plaza Roja.


“Solo hubo filas durante los primeros días”, dijo Svetlana Reshetina, administradora del centro. “Yo no me he vacunado. No me fío todavía“.


Eva Avenel, de 47 años, dijo que viajó desde un suburbio de Moscú para vacunarse después de enterarse de que Putin recibió la vacuna el mes pasado. “Mis amigos siguieron tratando de convencerme de que no lo hiciera, diciendo que era dañino”, pero ella confía en Putin y “si él lo ha hecho, yo también”, comentó.


Putin ha promocionado la vacuna “Sputnik V” de Rusia como líder mundial, aunque la aceptación nacional está rezagada y solo alrededor del ocho por ciento de la población ha recibido una dosis.


Las tasas de vacunación están mejorando y unos 12.1 millones de personas han recibido la primera vacuna, dijo el martes la viceprimera ministra Tatyana Golikova.


Rusia necesita 69 millones de personas con anticuerpos, ya sea por las vacunas o por la recuperación de una enfermedad para lograr la inmunidad colectiva, según Golikova. Putin ha pedido que se alcance ese umbral antes del otoño.


Hay poca ayuda de muchos médicos rusos, que “no tienen suficiente información sobre las vacunas y tienen un alto nivel de desconfianza en ellas”, dijo Evelina Zakamskaya, editora en jefe de la estación de televisión rusa Doctor. “Muy a menudo, los pacientes toman sus decisiones basándose en las anti-recomendaciones de los médicos”.